Masaje Deportivo Y Estiramiento

MASAJE DEPORTIVO Y ESTIRAMIENTO EN EL DEPORTE

El masaje deportivo consiste en la aplicación por parte del masajista de distintas técnicas de masaje para poder restaurar en el deportista los tejidos dañados por el entrenamiento, competición, etc…

Realmente no existe un masaje deportivo especial, la diferencia está en el momento de la actividad deportiva en el que se aplique y en los objetivos terapéuticos que persigamos.

Masaje Deportivo

Tipos de masaje en el deporte:

  • De precompetición: Su objetivo es activar el sistema nervioso y muscular.

  • Durante la competición: su objetivo es soltar la musculatura sin perder la intensidad requerida para la actividad física.

  • De postcompetición: su objetivo es acelerar la recuperación articular y muscular.

  • De entrenamiento: su objetivo es evitar lesiones y fatiga.

  • De lesiones: su objetivo es ayudar a resolverlas y si procediera normalización de la función motriz (recuperación).

Las funciones del masaje en el deporte son recuperar al deportista para que cada vez pueda aumentar su capacidad de trabajo, prevenir de molestias o lesiones (imprescindible diagnóstico previo por el médico).

En Ochando Quiromasaje pensamos que combinar la actuación del deportista, entrenador, psicólogo, médico y masajista son fundamentales para poder planificar y prevenir molestias y lesiones.

Dentro del masaje en el deporte es muy importante la utilización del frío y del calor.

Masaje deportivo

Los efectos del frío son:

  • Vasoconstricción. El frío es antinflamatorio ya que en la vasoconstricción se contraen las arterias pero no venas y sistema linfático. Como consecuencia no se inflama más la zona pero se deja abierto el camino por donde tiene que volver la sangre que ha salido al exterior.El frío disminuye la temperatura corporal por lo cuál se produce una vasoconstricción por reflejo simpático.

  • Anestesia. El frío anestesia ya que se produce un bloqueo de la conducción nerviosa haciendo más lento el estímulo doloroso por el enfriamiento de las fibras nerviosas.

Las formas de aplicación del frío más utilizadas son:

  • Bolsas de gel. Es la más utilizada ya que es barata y cómoda de colocar. Antes de utilizarlas mantenerlas en el congelador. Se recomienda su uso en grandes zonas musculares, ligamentos, cápsulas articulares.

  • Bolsas químicas. Estas bolsas son de un sólo uso. No han de mantenerse en el congelador ya que en el momento de su empleo basta con abrir la bolsa para que en su interior se produzcan unas reacciones químicas que enfríe su contenido.

  • Masaje con hielo (crioterapia). Consiste en un recipiente de plástico+ agua+un palo o cuchara de café todo ello al congelador convirtiéndose en un polo de agua helada. Empleado en tendones, fascias, zonas musculares, periostio.

  • Inmersiones en agua con hielo. Método muy eficaz pero doloroso que se emplea normalmente para inflamaciones en miembros superiores e inferiores.

A continuación os enumeramos las contraindicaciones más importantes de la utilización del frío.

En personas que hayan sufrido algún infarto.

En personas con hipersensibilidad al frío.

Los efectos del calor son:

  • Vasodilatación. Aumento del flujo de sangre y del metabolismo en la zona dañada, lo cual es muy importante en la fase de regeneración de una zona cuando ya no hay inflamación.

  • Analgesia. Ya que disminuye la sensación de dolor actuando en las fibras nerviosas.

  • Reducción del espasmo vascular. El calor aumenta la elasticidad tisular (tejido) en cápsulas articulares cediendo más al estiramiento y movilidad articular. Aumenta la capacidad de distensión (menor tensión) en músculos, tendones…

Las formas de aplicación del calor más utilizadas son:

  • Manta eléctrica.

  • Parafina.

  • Bolsas de agua caliente.

  • Vapor: sauna, baño turco.

  • Infrarrojos.

  • Ultrasonidos.

Precauciones y contraindicaciones a la utilización del calor:

En zonas anestesiadas (precaución)

Personas con mala circulación (no es recomendable)

Personas con implantes metálicos. Tendremos cuidado de no calentar el metal

Contraindicado en problemas inflamatorios agudos, hemorrágicos, cardiopatías, enfermedades dermatológicas…

La flexibilidad es el proceso de alargamiento e el que se van poniendo en tensión: la piel, músculos, las aponeurosis musculares, los ligamentos,tendones y las cápsulas articulares.

A la hora de realizar un estiramiento debemos contar con una serie de factores que os detallamos del cuerpo humano, que van a limitar o favorecer el estiramiento:

  • Mecánico: constituido por las estructuras de los tejidos y de las articulaciones. En ellos se distinguen los componentes elásticos como piel, tendones, fascias, aponeurosis, cápsulas articulares y todo el tejido conectivo que envuelve a los músculos.

  • Sexo: las mujeres suelen ser más flexibles que los hombres, sobre todo en la región pélvica (en el embarazo se produce una mayor laxitud de los ligamentos y por tanto más flexibilidad).

  • Edad: aunque con los estiramientos se puede mejorar la flexibilidad a cualquier edad, durante la infancia y la adolescencia es cuando se consigue más facilidad para el estiramiento.

  • Neurológico: cualquier tipo de movimiento que realizamos es una combinación del sistema nervioso y el sistema muscular (ya que no pueden funcionar de manera independiente). Cuando ponemos en tensión un músculo o un tendón va a producirse una estimulación de una serie de terminaciones nerviosas llamadas receptores sensoriales. Todas estas terminaciones nerviosas intervienen en facilitar o impedir un estiramiento, sobre todo si el movimiento es excesivo o brusco.

  • Factor de la temperatura: es imprescindible realizar un calentamiento activo y pasivo antes de realizar los estiramientos porque con él vamos a conseguir disminuir la tensión muscular y disminuir la viscosidad del tejido muscular, lo que hace que aumente la extensión de los mismos.

Cuando realizamos unos estiramientos con regularidad conseguimos una serie de mejoras en nuestro cuerpo que van a repercutir en todas las actividades de nuestra vida diaria y deportiva.

Estiramiento deportivo

Con ellos podemos alcanzar los siguientes objetivos:

  • Aumentar la elasticidad de los músculos, fascias, tendones, ligamentos, cápsulas articulares…

  • Mejorar el rendimiento en tu vida diaria, en el trabajo y en el deporte.

  • Reducir el riesgo de lesiones deportivas (sobre todo musculares y tendinosas).

  • Mejorar la recuperación de nuestro organismo, reduciendo la fatiga.

  • Mejorar la coordinación del sistema neuromuscular permitiendo un movimiento más fácil, libre y armónico.

Existe una serie de situaciones en las que su práctica debe ser contraindicada o cuanto menos consultada por un médico. Os citamos algunas de ellas:

  • Lesiones musculares agudas.

  • Lesiones tendinosas agudas.

  • Lesiones ligamentosas (esguinces en fase aguda).

  • Personas con hiperlaxitud ligamentosa.

  • Inflamaciones articulares agudas.

  • Artritis metabólicas (gota).

En Ochando Quiromasaje pensamos que el masaje y el estiramiento tienen muchos beneficios. La experiencia demuestra que el primer contacto masajista deportista suele darse después de una molestia o lesión. Decisión que aceptamos como buena pero no del todo acertada ya que muchas molestias o lesiones pueden ser evitadas con masajes preventivos y estiramientos regulares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *